Aitona patrimonial
Aitona es un municipio lleno de vida cultural que cuenta con un rico y diversificado patrimonio histórico, arquitectónico y arqueológico. Su importancia y su valor patrimonial han dado pie a que una gran parte hayan sido declarados BCIL (Bien Cultural de Interés Local) y BCIN (Bien Cultural de Interés Nacional), reconocidos por tanto a nivel de la Generalidad de Cataluña, que les otorga una categoría de protección legal al considerarlos los bienes más relevantes del patrimonio cultural catalán.

Aitona en fiestas!
El patrimonio, además de ser receptor de visitas, forma parte del entramado cultural de la población. La realización de fiestas, exposiciones, conferencias y actos actividades sociales se desarrollan dentro o alrededor de este patrimonio. Ven, conoce nuestro patrimonio y disfruta de nuestra cultura y de nuestras fiestas!

¡Cultura popular en Aitona!
La estima por nuestra fruta ha hecho que nacen Tina y el Tano, nuestros gigantes de la fruta más dulce que tenemos. Mediante de cultura popular Aitona muestra con sus gigantes los valores de la fruta y las propiedades de la tierra. La sonrisa del Tano y la alegría y la coquetería de Tina hacen que sean extremadamente atractivos para niños y para mayores. Llevan todo su encanto mostrando sus colores del fruiturisme: el azul del agua, el naranja de la tierra y el verde de nuestros árboles frutales. Ven a conocernos les y disfruta de sus bailes a ritmo de gralla!

Poblado de Genó BCIL*
Yacimiento arqueológico de la Edad del Bronce Final
La superficie de la cima presenta un perímetro más o menos ovalado con las viviendas de planta rectangular dispuestos alrededor de un espacio central. Se convierte en un magnífico ejemplo de un incipiente protourbanisme que demuestra el grado de desarrollo de los pueblos que habitaban la parte inferior del valle del Segre alrededor del 1.200 aC

Analizando los residuos de los recipientes cerámicos, se pudo determinar que habían contenido cerveza, siendo El Poblado Genó uno de los tres lugares de Europa más antiguos de producción de esta bebida. Los fragmentos de los materiales cerámicos localizados en el yacimiento, especialmente los de la habitación H2 (ver
figura 2), se encuentran en las exposiciones permanentes del Museo de Arqueología de Cataluña y del Museo de Lleida Diocesano y Comarcal.

Castillo de Aitona (BCIN) y Barrio de la Morería (BCIL)
En el cerro que domina la villa se encuentran los restos de lo que fue el Castillo de Aitona, de origen islámico, que pasó a manos del conde de Urgell después de la conquista de 1149. El Castillo formará parte del patrimonio de los Moncada gracias el dote que
aportó Constanza de Aragón, hija del Rey Pedro I, a su matrimonio con Guillem Ramon de Moncada (1212) siendo el centro de su baronía, más tarde condado (1523) y marquesado (1581).
En 1722, los duques de Medinaceli convirtieron señores de la baronía.
Hoy en día, sólo se conserva una estructura defensiva triangular con torres circulares en las esquinas. Los Montcada construyeron un conjunto fortificado imponente formado por el recinto inferior, el soberano, la iglesia parroquial y un hospital, pero las vicisitudes históricas harán que el Castillo de Aitona acabe siendo desmontado piedra a piedra para la construcción de la nueva iglesia parroquial de San Antolín.
El casco antiguo de Aitona formaba una villa cerrada con la calle Sinoga y el barrio de la Morería, fruto de una política de concentraciones de población que se impuso después de la conquista (1145 hasta 1149). La Morería, aún conserva numerosos vestigios de esta época, como el trazado estrecho de las calles o los arcos de la calle Horno, siendo un conjunto urbano andalusí casi excepcional en nuestras tierras.
Uno de los edificios singulares de la Morería, es la llamada popularmente “Casa del Rey Moro”, aunque es muy probable que su propietario fuera un valí o la persona de más alta alburno. Los arcos de medio punto de la galería son la parte más interesante y de más relevancia del edificio, así como el alero que remata la fachada en forma de sierras.

Iglesia parroquial de San Antolín Màrtir
Templo construido durante la segunda mitad del siglo XVIII, en la antigua plaza del mercado de Aitona, por el arquitecto y maestro de casas Josep Dora según los planos de José Burriana. Siendo restaurada a finales mdel siglo XIX, fue consagrada por el Obispo Messeguer. En su interior, el templo consta de tres naves de la misma altura, aunque más estrechas las laterales, y un magnífico cimborrio poligonal. Para su construcción, se utilizaron sillares y materiales procedentes del Castillo de los Montcada, que entonces permanecía sin ningún tipo de utilidad. San Antolín Mártir, patrón de Aitona (2 de septiembre).

Capilla de San Cayetano BCIL *
Templo diseñado en 1735 por el maestro Mariano Batiste y adjudicada al maestros de casas, Agustín Biscarri. Siendo un edificio de planta básicamente rectangular, consta de una nave principal con dos capillas laterales intercomunicadas entre sí a cada lado, un crucero y un presbiterio. El crucero, con una cúpula semiesférica, y cimborrio, con aberturas al exterior, proporcionan luz al templo. Son de carácter excepcional la estructura del corazón,
que sigue por encima de las capillas laterales, y la barandilla de madera trabajada.
San Cayetano (1480-1547), copatrón de Aitona fue beatificado en 1629 y santificado en 1671.

Ermita de San Juan de Carratalá BCIL *
De estilo románico del siglo XIII, es un edificio de una única nave cubierta con bóveda de cañón de perfil apuntado reforzada por dos arcos torales. La nave culmina a poniente, de la misma anchura que la nave, con un ábside semicircular, algo muy poco habitual en este tipo de templos, en el que podemos observar la disposición de una ventana desplazada del eje
de simetría. El arco toral que está situado más cerca del ábside arranca de dos semicolumnas adosadas a los muros y el otro arco canecillos en culdellàntia. En el lado sur se abre una pequeña capilla de planta rectangular. La cubierta del edificio es a dos vertientes y el alero está formado por una moldura biselada soportada por un friso de canecillos lisos, algunos esculturados con el escudo de los Moncada.
Por San Juan, 24 de junio, el pueblo de Aitona celebra